• Web Municipal

  • Web,pinchando aqui

  • + Info aqui

  • +Info aqui

  • +Info aqui

  • + Info aqui

  • +Info aqui

  • COMPRA/VENDE TU CASA AQUI…

  • Escuchame Aqui

  • Zumaquero Abogados

  • Castillos Hinchables

  • Ver Facebook Aqui

  • Optica Mar

  • + info aqui

  • HORARIO BUS

  • + info aqui

  • Busca por categorías

  • Páginas

Rafael Alvarez “El Brujo”, triunfó con su actuación en Torrrevieja


El pasado sábado, el Teatro Municipal de Torrevieja acogió, uno de los eventos que pocas veces tendremos ocasión de ver de nuevo. Con qué estilo tan rico, brillante y austero al tiempo, lleno de omisiones, medias palabras, sobreentendidos y desplantes, traza  el autor de “El Testigo”,  Fernando Quiñones,  el retrato a la contra del fallecido cantaor Miguel Pantalón por boca de un compadre. Un homenaje a la grandeza recóndita e irrepetible de un flamenco gaditano imaginado por el escritor y dibujado en el aire de los recuerdos por Rafael Álvarez «El Brujo», que encarna a ese testigo de las juergas  del muerto en tono y ritmo, a compás, con una gracia, y un saber en el oficio que se eleva sobre sus últimas comparecencias. Rafael es un caso aparte en la interpretación española, un superdotado para el monólogo y la plástica verbal. En esta ocasión, está sembrado, fresco, dominador, próximo, justo y medido (o sea, felizmente desmedido en su genio). Todo un recital, un placer para el espectador. El actor, que también dirige este espectáculo producido por el Centro Andaluz de Teatro, ha adaptado una narración de Quiñones con pellizco y duende. Es un texto estupendo, un tesoro de la capacidad de observación y la precisión descriptiva del escritor andaluz, que alimenta un espectáculo fluido, desarrollado en espiral y cuyos aparentes curvas y reiteraciones van dejando el poso de la figura evocada, un cantaor de destellos únicos, desprendido, voluble y cuyo arte solo pudo ser apreciado en deslumbrantes dosis  por quienes tuvieron la fortuna de estar junto a ese torero del cante en los raros y precisos momentos en que el ángel de la gracia posó los dedos en su garganta. La escenografía, que reproduce el interior de una taberna, la matizada iluminación  y la percusión se alían con El Brujo en una función redonda, que hicieron al público asistente emerger de sus butacas  en un interminable aplauso. Algo que Torrevieja tardará en olvidar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: