• Web Municipal

  • Web,pinchando aqui

  • + Info Aqui

  • COMPRA/VENDE TU CASA AQUI…

  • Escuchame Aqui

  • Web, pinchando aqui

  • Zumaquero Abogados

  • Castillos Hinchables

  • + Info Aqui

  • Ver Facebook Aqui

  • Optica Mar

  • + info aqui

  • HORARIO BUS

  • + info aqui

  • Busca por categorías

  • Páginas

Rincón del lector “Jueves”


Para Lara, mi amiga,  para que los jueves continúen siendo un día tan especial…

Como cada jueves, al atardecer, el móvil se iluminó y comenzó a sonar Money, de Pink Floyd. Como cada jueves, al atardecer, supo, con la misma certeza que se tiene al saber que cada mañana saldrá el sol, o que cada noche la luna nos vigilará desde lo alto, o que en cada final de una buena novela la sensación es de tristeza, o que el mar siempre nos devuelve las miradas, supo, como digo, que era ella. Con esa sensación que de niños tenemos al abrir un regalo el día de reyes, se dispuso a coger el teléfono y a leer el mensaje.

 “Hola amigo. Como cada jueves te mando este beso que significa que eres imprescindible en mi vida y que me alegro que estés a mi lado. Tu chica de los jueves. Muuuaaaaa!!!”

 Una sonrisa se esculpió en su rostro, y presto se dispuso a contestar el mensaje.

“Es un milagro saber que cada jueves siempre habrá alguien pensando en mí. Un beso muy grande de quien nunca te olvida. Muuuaaaa!!!!Como cada jueves, al atardecer, y desde hacía casi dos años, un mensaje le recordaba que una persona, estuviese en el sitio que estuviese, se iba a acordar de él. Era una sensación sumamente agradable. Casi tan agradable como comer algodón de azúcar en una tarde de feria. Le gustaba imaginar que por una fracción de segundo ambos, él y ella, estarían conectados por un mismo pensamiento: debo mandarle un mensaje, es jueves. ¿Una obligación? No, más bien una tradición. Las obligaciones son aburridas y rutinarias por definición. Sin embargo una tradición tiene algo de Historia con mayúsculas. Una tradición es algo que, normalmente, surge en sus orígenes de forma espontánea. Y así fue como todo comenzó…

 Comenzó un jueves, de eso estaba seguro. Lo que no recordaba es exactamente cuánto tiempo atrás, si dos años, si dos años y medio. Lo que si sabía con certeza meridiana es que, para él, es como si siempre hubiera sido así. Como si todos los jueves de su vida ella le hubiese mandado un mensaje. ¡Quizás eso es lo que había realmente sucedido!. Pero no, él sabía que hubo una primera vez y un proyecto de continuidad. Un jueves, por casualidad, ella lo llamó para pedirle que… bueno, ya no se acordaba qué le había pedido. Pero eso no es importante. Lo importante es que la semana siguiente, también un jueves, ella le volvió a llamar para pedirle otra cosa. El caso es que él, al jueves siguiente, la llamó a ella para decirle: ¿qué, no tienes nada que pedirme este jueves?. Ella rió, como sólo ella sabe hacerlo, y le dijo: claro, te pido un beso. Y así fue como, cada jueves, cada semana, cada mes, él o ella, no importaba quien, le mandaba un mensaje al otro para enviarle un beso; un beso de jueves. Él, siempre dispuesto a poner nombre a cada cosa que le sucedía en su vida, le puso a ella el sobrenombre de “la chica de los jueves”. Por eso el jueves dejó de ser, para él y para ella, el día que precede al viernes, ya que se convirtió en un día con entidad propia, con nombre y apellidos, con derecho a mensaje, a beso y a amistad verdadera.

 MARCO ANTONIO TORRES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: