• Web Municipal

  • Web,pinchando aqui

  • + Info aqui

  • +Info aqui

  • +Info aqui

  • + Info aqui

  • +Info aqui

  • COMPRA/VENDE TU CASA AQUI…

  • Escuchame Aqui

  • Zumaquero Abogados

  • Castillos Hinchables

  • Ver Facebook Aqui

  • Optica Mar

  • + info aqui

  • HORARIO BUS

  • + info aqui

  • Busca por categorías

  • Páginas

El lio electoral


 Julián Carcaño Pareja

 Miembro de Los Verdes de Torrevieja

Julián Carcaño

Un recurso electoral de Esquerra Unida ante el Tribunal Superior de Justicia ha conllevado el aplazamiento de la toma de posesión de los concejales electos en el Ayuntamiento de Torrevieja hasta el 1 de julio. EU alega que la Junta Electoral anuló el voto de 636 electores correspondientes a dos mesas electorales (una del colegio Virgen del Carmen y otra del Gratiniano Baches) por defectos de forma en la elaboración de algún acta por parte de los miembros de esas mesas. EU, que se ha quedado sin representación municipal al perder los dos concejales que tenía, cree que los votantes no tienen la culpa de esas deficiencias administrativas y pide que se repitan las votaciones en esas mesas electorales donde tenía derecho a voto un total de 1.319 electores, aunque más de la mitad de ellos se abstuvo de votar el 22-M. Sobre este recurso debe pronunciarse el TSJCV antes del 1 de julio.Domingo Soler, de APETECe, dice que se va a personar en el procedimiento para pedir que se repita la votación en esas dos mesas, a la vez que expresa su deseo de que así el PP pueda perder la mayoría absoluta.

Alega EU que esos 636 vecinos tienen derecho a que su voto «sea tenido en cuenta» y Domingo Soler dice que “como votante, lo que quieres es que tu voto compute”. Pero resulta poco lógico que no pidan que se subsanen los meros defectos de forma de las actas y que se convaliden esos 636 votos para que sean tenidos en cuenta en el resultado electoral.

Lo que pretenden EU y APETECe no es que se respete el voto de los 636 electores que lo ejercieron el 22 de mayo en las dos mesas anuladas, sino otra cosa más de acuerdo con sus propios intereses partidistas que con los derechos de los electores: que se realice una nueva votación con la totalidad de los 1.319 electores que figuraban en el censo de las dos mesas anuladas.

Si vemos el resultado de las elecciones en Torrevieja, comprenderemos el porqué de la pretensión de EU, respaldada por APETECe.  El resultado provisional -antes de que se produjera la anulación de los famosos 636 votos por la J.E.Z.- fue el siguiente:

PARTIDO       VOTOS              %           CONCEJALES

P.P.                 11.675             47,52%           15

P.S.O.E.           4.662             18,98%             6

APTCe              3.526             14,35%             4

Los Verdes       2.251             9,16%               2

EUPV                1.179             4,80%                           .         .

UCPT                   641             2,61%

UPyD                   318             1,29%

PH                          57             0,23%

Incluyendo en el cómputo electoral  los 636 votos anulados, EU obtuvo el 4,80% de los votos y no sacó ningún concejal. Tras la anulación de esos 636 votos por la Junta Electoral de Zona, todos los partidos obtuvieron  prácticamente el mismo porcentaje de votos y los mismos concejales que en el resultado inicial provisional, y Esquerra Unida se volvió a quedar en el el 4,80 % de los votos y sin concejal.

A la vista de estos datos, están claras las razones por las cuales EU no plantea que se declaren válidos esos 636 votos anulados por meros defectos de forma a la hora de confeccionarse las actas, ya que lo que pretende es que se repitan las elecciones en esas dos mesas para ver si así pesca algún voto que le permita llegar a ese 5% que  no consiguió en la jornada electoral del 22 de mayo. Y otro tanto plantea APTECe con la finalidad de que el PP pueda perder la mayoría absoluta.

En el caso hipotético, aunque muy improbable, de que el TSJCV ordenara repetir las elecciones en las dos mesas anuladas, la presión sobre los 1.319 electores potenciales,  una vez que ya se conoce el resultado electoral global, sería tremenda, pues no sólo a EU le faltaron unas decenas de votos para conseguir un concejal, sino que el PSOE obtuvo su sexto concejal por muy pocos votos y podría perderlo, Los Verdes estuvieron a punto de conseguir un concejal más y el PP se movió en una franja en la que pudo ganar o perder un concejal; todos pujarían fuerte en la posible repesca. APETECe, que según los resultados globales no perdería ni ganaría concejales si se repitiese la votación, podría jugar a dirigir sus votos a favor de determinadas candidaturas y en detrimento del PP.

A mí me alegra que mi partido, LOS VERDES, que podrían beneficiarse políticamente en el caso de que se repitieran las elecciones parciales ante la gran posibilidad de lograr el tercer concejal verde y de que el PP perdiera la mayoría absoluta, no haya entrado en el juego de estas impugnaciones por respeto a la voluntad democrática de los 636 electores cuyos votos fueron legítimos aunque anulados por un mero defecto de forma en las actas. Otros, en cambio, no tienen el menor escrúpulo democrático en intentar repescar en río revuelto.

En mi opinión, toda persona y organización tiene derecho a reclamar ante los tribunales; pero las intenciones torticeras que EU persigue con su reclamación son evidentes, ya que la anulación de esos 636 votos de dos mesas electorales por problemas formales en la confección de algunas actas no altera el resultado electoral inicial o provisional (cuando se computaron esos 636 votos) en cuanto a los concejales electos. Y lo mismo digo de APETECe.

Cosa distinta sería si la anulación de los votos de esas dos mesas hubiera variado el resultado inicial. Pero, en el caso que nos ocupa, es evidente que no hay ninguna alteración de la voluntad popular reflejada en el resultado electoral del 22 de mayo.

Lo lógico sería que el Tribunal, a la vista de que el cómputo de esos votos anulados no alteraría el resultado electoral, convalidase sin más las actas anuladas por respeto a la voluntad de los famosos 636 electores, subsanando los defectos de forma. Aunque también es posible que opte por ratificar una anulación que no altera el resultado electoral. Lo que parece más improbable es que ordene repetir las elecciones en esos dos colegios electorales, aunque es cosa sabida que, en este país, las urnas y los tribunales los carga el diablo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: