• Web Municipal

  • Web,pinchando aqui

  • + Info Aqui

  • COMPRA/VENDE TU CASA AQUI…

  • Escuchame Aqui

  • Web, pinchando aqui

  • Zumaquero Abogados

  • Castillos Hinchables

  • + Info Aqui

  • Ver Facebook Aqui

  • Optica Mar

  • + info aqui

  • HORARIO BUS

  • + info aqui

  • Busca por categorías

  • Páginas

Ópinión: En los terremotos, más vale prevenir


Colaboración de Amapola Prado

Superviviente y voluntaria del trágico terremoto de México de 1985 con 10.000 muertos

Quiero compartir algunas reflexiones con ustedes después del SISMOS de 7.9 grados Richter que vivió mi México ayer, día 20 de marzo del 2012, ya que como ustedes soy una gente normal y corriente que vivió, por desgracia, el sismo de 8.1 en 1985, que mató a mas de 10,000 personas y me di cuenta que la participación ciudadana rebasó a todo lo previsto. Fue muy duro y a partir de ese día todo cambió para nosotros, nos abrió los ojos la catástrofe y nos hizo reaccionar capacitándonos. Nos preguntamos si está temblando más hoy en día, y el Catedrático Jefe del Centro Sismológico Dr. Carlos Valdés Gonzáles, de México, contestó que NO, tiembla igual que hace millones de años, pero con los medios de comunicación actuales nos enteramos de inmediato de un sismo o temblor en cualquier lado del mundo y eso nos hace pensar que tiembla mas ahora.

Él explicó algo que vale la pena saber, un sismo de magnitud 5 libera la misma energía que, por ejemplo, la bomba atómica de Hiroshima o Nagasaki. ¿Cuántos sismos de esa magnitud tenemos al año en México? él responde, se registra aproximadamente, uno a la semana, por lo que se libera gran cantidad de energía en forma de sismos y éstos -con una magnitud de cinco grados Richter- difícilmente se sienten. Un sismo cuya magnitud fue de 7.9, convierte su energía a un equivalente en bombas atómicas, en una cifra cercana a 1.500 bombas atómicas.
Puedo preguntarle va a seguir temblando, entonces?
Él respondió: “va a seguir temblando siempre en todo el mundo. La razón por la cual tiembla se debe al movimiento de las placas tectónicas y continuará ocurriendo dentro de 10, 15, 20, 100 años, incluso hasta dentro de un millón de años, considero pues, que es importante reconocer que vivimos en un país que tiembla; si lo hacemos, creo que habremos dado un paso muy importante”.
Esto nos hace pensar que en realidad, deberíamos estar preparados para cualquier sismo, ya sea uno de 3, de 5, de 7.5, de 7.8 o de 8.1, como en el caso del ocurrido en México en 1985, (el cual viví y fui voluntaria que manejó el albergue Morelos en Tepito de 1.500 personas, por tres meses), no dudemos en prepararnos, porque ¿acaso sólo hay que prepararse para el más grande que creemos no se dan en Torrevieja?, ¿Los de menor intensidad, es que no cuentan? y Lorca (Murcia) ¿qué pasó entonces? Eran uno de 4.4 y otro de 5.2, no eran grandes pero las construcciones no lo aguantaron y eso los hacen igual de peligrosos. Lo adecuado es estar preparados, ¿por qué?, pues, debido a que nuestra zona es sísmica y se registrarán temblores que ni sentimos, pero si lo aceptamos y nos preparamos, es un avance.
Esto no es hacer una advertencia catastrófica para la Vega Baja, no, pues casi en cada lugar del mundo existen diferentes tipos de riesgos geológicos y climáticos, a los cuales hay que hacer frente, como son huracanes, inundaciones, sequías, tornados, tsunamis, en fin distintas causas. El mundo tiene que saber enfrentarse, no esperar me resuelvan todo, eso no funciona, por eso debemos, sobre todo, dar un paso adelante PREPARÁNDONOS.
Considero, pues, que es importante reconocer que vivimos en una provincia sísmica, por ende que tiembla; si lo hacemos, creo que habremos dado ese paso muy importante, no me cansaré de decir esto.
Es muy comprensible que mucha gente tenga temor al hablar de TERREMOTOS, pero tenemos que superarlo para empezar a prepararnos. Como debo hacerlo?, por ejemplo, en la época de lluvias, cuando cotidianamente caía un aguacero, siempre llevábamos con nosotros un paraguas o un impermeable, nos preparábamos, porque era muy evidente a lo que nos arriesgábamos si no lo hacíamos. En el caso de los sismos no es tan claro, pero todos estos acontecimientos deberían influir y conducirnos a reflexionar: Hay un dicho que viene al caso, “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”.
Las personas deberían de tener en un lugar clave de la casa, lejos de las ventanas y de muebles pesados, cerca de la salida, a mano agua, linternas con pilas, zapatos, víveres no perecederos, una manta, tarjetas de identificación, radio de baterías y móvil. Lo menos que puede uno hacer es prepararse un poco mejor para garantizar que esa vida no se vea truncada por no haber tomado precauciones.

Los simulacros han funcionado bien en las escuelas en México o Japón, con la participación de niños y maestro., Yo pregunté ayer a mis nietos por teléfono ¿sintieron el temblor en la escuela? y me contestaron: “abu yo pensé que era otro simulacro”. Eso me dio gran tranquilidad pues me di cuenta de que estaban preparados psicológicamente, pues es el punto crítico, cuando ya no distinguen si fue simulacro o si fue temblor, pierden un poco el miedo y desalojan tranquilos, cuando tengamos ese tipo de capacitación, estaremos del otro lado, esto no es hacerlo una sola vez, por quedar bien o por voluntad política, la capacitación o preparación es un reto de cada uno de nosotros, en esos momentos todos necesitamos antes que nada saber donde estoy y como debo actuar. Mi sugerencia es que utilicen el sentido común, por donde y como debo caminar, nunca correr, debemos de determinan nuestras acciones: “lo bueno es que ya practiqué y vi que como vivo en el tercer o cuarto piso, me tardo menos de 50 segundos en salir a la calle, entonces sí puedo hacerlo”, pero yo me pregunto, si emplearían el mismo tiempo si salieran con todos los demás vecinos, si el miedo toma por sorpresa a alguien que no sabe evacuar un edificio, entones se produce el caos, corren empujan a la gente y lo mas seguro es que el terremoto no te lastime pero el desorden sí.
Lo importante sería realizar simulacros colectivos, tanto en escuelas como en edificios públicos y en comunidades, hospitales, cines etc, y después de capacitados seguir practicándolos por nuestra cuenta, por lo menos dos veces al año.

Aquí tenemos una ventaja el cableado eléctrico es subterráneo, puedes salir a la calle no habrá riesgo a no ser que te pongas junto a una farola. Esas son las cosas que tu sentido común debe avisparte.
Las familias pueden muy bien en casa, por la noche, jugar practicando una evacuación de su domicilio “vamos a hacer ahorita un simulacro” y apaga las luces, (importantísimo, corta la luz y el gas cuando sientas mover o vibrar tu casa al igual que un incendio) para simular una condición real, y los niños, así como los adultos sabrán qué hacer, conocen de antemano en donde están, por ejemplo, los zapatos, las linternas, el agua, la manta, el móvil, la radio portátil; como ya todo estaba previsto, lo realizarán en forma mecánica y les resultará de gran ayuda, será como un juego donde todos participan y se ríen. Esperemos estar practicando algo que no nos tocará vivir, pero no olvidemos que puede ser real, y que vivimos en una zona sísmica, si lo olvidamos seria retroceder una eternidad.
Ojo, las televisiones deben de estar seguras, pónganlas en un lugar donde si con la vibración se caen, y sus vidrios salen disparados, si no llevas zapatos puedes no llegar a la puerta por el corte.

Una noche acuéstate un rato junto a tu hijo, ve el techo encima de su camita y ve que cosas se pueden caer encima de él y golpear su cabeza si llegara a vibrar, quítalas por si las moscas, así nunca te arrepentirás de que algo lo lastime al igual que en tu cuarto.

Me tocó una vez alguien que me pidió que alguien fuera a revisar su casa para decirle que quitar, le conteste, solo tú conoces tu casa mejor que nadie.

Por todo lo anterior vivido por mi, me parece que realmente quien está más capacitado para diseñar un verdadero plan de acción es uno mismo, ya que en el momento que ocurre estamos solos. No hay que esperar que en un folleto se nos explique todo; esas publicaciones son muy generales, y finalmente, cada persona es quien debe ajustar su propio plan de acción.

Me dio muchísimo gusto saber que nuestras autoridades, tienen un plan de ayuda con este tipo de charlas y simulacros, así evitaremos lo que puede pasar si en un terremoto por pequeño e inofensivo que sea, el miedo nos apodere, y convierta el éxodo en un atolladero, y que se presenten probabilidades de que haya heridos a la entrada de las puertas por ese tipo de situación.

No creamos el dicho: “va a temblar porque el cielo está aborregado”, no, la conclusión es que tiembla cuando en cierta zona ya se acumuló suficiente energía y nunca avisa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: