• Web Municipal

  • Web,pinchando aqui

  • + Info Aqui

  • COMPRA/VENDE TU CASA AQUI…

  • Escuchame Aqui

  • Web, pinchando aqui

  • Zumaquero Abogados

  • Castillos Hinchables

  • + Info Aqui

  • Ver Facebook Aqui

  • Optica Mar

  • + info aqui

  • HORARIO BUS

  • + info aqui

  • Busca por categorías

  • Páginas

Fútbol: ¡Por fin una tarde feliz!, Torrevieja, 2; La Nucía, 1


Álbum, pinchando sobre la foto

Álbum, pinchando sobre la foto

Crónica: Antonio Sala Buades /Fotografía: Joaquín Carrión

Suspirábamos por presenciar un partido en el Nelson Mandela que discurriera por los cauces ortodoxos del fútbol. Añorábamos la sensación de salir del estadio con la satisfacción o el alivio de los tres puntos en el saco. Humildemente, pedíamos al menos que, si nos vencía el adversario, fuera a causa de que éste se hubiera desenvuelto mejor, después de demostrar su superioridad y hacerse acreedor a dicho resultado. Es que ya no sabíamos qué pensar cuando, un domingo tras otro en casa, no pasábamos del empate, bien porque no generábamos ocasiones ni juego ofensivo —todo hay que reconocerlo—, bien porque los pocos o muchos méritos contraídos devenían inútiles tras un lance aciago y rocambolesco, con el cual los visitantes recogían un premio que ni imaginaban y que, incluso, parecía que no hubieran deseado. Pues de súbito se truncó tan inquietante racha para solazarnos con un espléndido encuentro, en que el Torrevieja superó con justicia a un acreditado rival y reaccionando en los momentos delicados. Del enorme contraste entre los espectáculos ofrecidos antes y ahora, hallamos más porqués en el apartado psicológico que en el deportivo.

Aunque de todo hubo. Primero, el triunfo de Catarroja ayudó a serenar los espíritus y a motivarlos ante la visita de un candidato a la promoción. Luego, ya sobre el terreno, comprobamos que La Nucía no presionaba, o no lo hacía de un modo agobiante, que es lo que más dificulta la labor creativa de los salineros. Conforme iban transcurriendo los minutos, advertimos algo que no veíamos desde hacía muchas semanas: el Torrevieja retenía la pelota, daba varios pases en la zona media, sin prisa y sin pausa, a la espera de profundizar y ajeno a la ansiedad del envío largo inmediato. Con la maduración de las combinaciones, mientras los rojinegros esperaban en su parcela y tampoco se mostraban muy decididos en ataque, acaeció el primer gol, merced a un excelente remate de Gasch. Pese a la tranquilidad que aporta la ventaja en el tanteo, pronto se produciría el primer contratiempo, la lesión de Juanfran. Con la salida de Burguillos, éste se colocó en la posición de central, pues Joserra prefirió dejar en la de pivote a Jorge, que siguió refrendando su gran trabajo en la recuperación y subida de balones.
Terminando la primera mitad se intensificó el ritmo y aumentó el peligro en ambas áreas. Comenzando la segunda, el Torrevieja acusó el cambio de portería y, en consecuencia, el de sentido del viento —invitado casi permanente en el citado recinto—, que ahora soplaba en contra. Alejandro Esteve había dado muestras de sus intenciones sustituyendo en el descanso a uno de los tres teóricos centrales por un centrocampista. Y los nucieros, en uno de esos lances que otras tardes nos habrían hundido —un penalti de los calificados como innecesarios—, empataron con más de cuarenta minutos por delante. Durante un breve periodo, los locales se mostraron algo dubitativos. Quizá fuera sólo el rato que precisaban para recomponer su esquema o para convencerse de que esta vez sí proporcionarían una alegría a sus aficionados. Recuperada la conexión directa con Koeman, irían sumándose las ocasiones. De manera inverosímil salvó Parra a un metro de la raya, y al poco detuvo Tonet una vaselina que se quedó corta. Con un soberbio lanzamiento de golpe franco al larguero, Alberto mantendría la incertidumbre en un público que continuaba aplaudiendo la entrega de los suyos.
Pero faltaba refrendarla con un nuevo tanto. La anhelada recompensa fue recogida con la tercera ocasión clara de Koeman, que por fin redondeaba el partido y posibilitaba un triunfo en casa —además con dos goles, ¡dos!— después de meses. Durante el tiempo restante, teníamos asumida la función de achicar balones y, por lo bajini, tocar madera para que nada anormal sucediera sobre el césped. Por esta vez, los cánones no se infringieron. Eso sí, nadie nos libraría de los apuros de última hora, de los cuatro minutos —que fueron cinco— de prolongación, y de los envíos a la olla hasta el último segundo con rechazos y conatos de barullo. Era el mínimo pago que se nos exigía hasta la explosión de júbilo posterior. Los aplausos que sonaron durante toda la tarde se resumieron en la ovación final con que fue despedidos los jugadores, como los abrazos de éstos en el camino de los vestuarios y con los integrantes del banquillo expresaron una reivindicación pendiente. Otros resultados de la jornada aportaron un respiro mayor. Llueve menos que hace dos semanas, pero aún no ha escampado.

Torrevieja: Tur, Vicente Boix, Juanfran (Burguillos 27’), Rafa, Dani Meseguer, Jorge, Cuco Ros, Manu Amores (Sergio Manjón 81’), Luis Carlos, Gasch y Koeman (Guillem 85’).

La Nucía: Tonet, Parra, Vico, Chamorro (José Fran 45’), Juan, Fran, Jesús, José Salero, Petu, Alberto (Moraga 78’) y Puncho (Roberto 68’).

Árbitro: Iannopollo, de Orihuela, auxiliado por López Pascual y Pérez Alcocer. Amonestó al local Cuco Ros y a los visitantes Alberto, Petu, Juan y José Fran.

Incidencias: Cumpliendo su segundo partido de sanción, Joserra dirigió a su equipo fuera del banquillo. Juanfran y Koeman hubieron de retirarse lesionados. El Torrevieja jugó con el viento a favor en la primera parte. Los salineros consiguen su primera victoria en casa de la segunda vuelta, marcando el mismo número de goles (dos) que en los seis partidos anteriores, dos en el Vicente García y cuatro en el Nelson Mandela.

Goles: 1-0, 18’: Gasch recibe desmarcado en el área un pase perpendicular de Koeman y de primera dispara por la escuadra contraria. 1-1, 49’: Petu transforma un penalti, cometido por Cuco Ros al saltar encima de José Salero. 2-1, 79’: Koeman controla en el área pequeña un pase paralelo de Luis Carlos y supera por bajo a Tonet.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: