• Web Municipal

  • Web,pinchando aqui

  • + Info aqui

  • +Info aqui

  • +Info aqui

  • + Info aqui

  • +Info aqui

  • COMPRA/VENDE TU CASA AQUI…

  • Escuchame Aqui

  • Zumaquero Abogados

  • Castillos Hinchables

  • Ver Facebook Aqui

  • Optica Mar

  • + info aqui

  • HORARIO BUS

  • + info aqui

  • Busca por categorías

  • Páginas

El callejón del Turco, retablo del dolor por la muerte de Cristo


Álbum, pinchando sobre la foto

Álbum, pinchando sobre la foto

Fernando Guardiola

Vídeo: Salida Templo

Vídeo: Salida Templo

VÍDEO: Saeta Cristo

VÍDEO: Saeta Cristo

VÍDEO: Saeta M. del Silencio

VÍDEO: Saeta M. del Silencio

VÍDEO. Canto a La Piedad

VÍDEO. Canto a La Piedad

Las campanas del Templo Arciprestal del Inmaculada, dan las once de la noche, siendo el único sonido que se atreve a romper un silencio cómplice y triste, que unido a la oscuridad que invade la noche, dan un aire de recogimiento y tristeza a una abarrotada plaza de la Constitución que se apresta a recibir la salida del desfile más triste de la Semana Santa torrevejense. Las viejas puertas de la Inmaculada se abren, puntuales a la cita y dan paso a un ancestral desfile de penitentes, cuyos faroles de forja, albergan una luz triste y monótona, que escoltan a la Cruz de la Convocatoria, que precede a la imponente imagen del Cristo Crucificado, portado por unos costaleros que esta noche reflejan un semblante más triste de lo habitual. El silencio se puede cortar con un cuchillo, ni los niños que forman parte del cortejo dan muestras de su presencia. El aire se llena de las tristes notas que la Coral “Francisco Vallejos” emite con los cantos de “Señor me falta la vida” y “Madre del Silencio”, a modo de salutación a Cristo y su Madre, que es portada en un trono con candelería, acompañada por Juan, el discípulo amado. La Virgen estrena nuevo terno, inspirado en los en lo trajes de luto del siglo XVIII, realizados por su camarera Mercedes Mateo.También el puñal de plata de ley que traspasa el corazón de su pecho, regalo de sus padrinos, Nicolás García Fortepiani y Mari Carmen Villalgordo Mora. Cincelado por los talleres de orfebrería Villena. A los laterales de las Capillas del trono, se han completado con las imágenes de los Santos padres de la Virgen, San Joaquín y Santa Ana, realizados  por el imaginero torrevejense, Víctor Villalgordo, autor así mismo de las imágenes del grupo escultórico.
Pasada media hora de la media noche y ya en Viernes Santo, y cuando el primer cortejo penitencial lleva una hora y media en la calle, la Plaza del Calvario, se convierte en el punto de partida de una nueva representación de la muerte de Cristo. La imagen de la Virgen de la Piedad es una talla policromada, que representa a una madre, con un rostro desgarrado por el dolor, que sujeta a su hijo inerte, cuyo rostro sereno es la imagen del perdón. Aquí la Coral “Manuel Barberá”, canta un viejo tema imprescindible en la pasión torrevejense “La pasión de la Tía Tortas”, un canto triste, aunque lleno de esperanza y amor a esa madre dolorida, completando su actuación con “Porqué Jesús no lloras”, temas que repitieron al paso de la Piedad, frente al edificio del Palacio de la Música. Mientras este fúnebre cortejo comienza su periplo, por las oscuras calles de pueblo, camino de la Iglesia Parroquial, la primera comitiva se apresta a pasar por el más típico rincón del barrio salinero del “Acequión”, el callejón del Turco, esencia de la Semana Santa, donde le espera una rosa, en recuerdo del que fuera uno de los pilares de la Cofradía de Cristo Crucificado y María Santísima del Silencio, Mariano Montesinos, al que se le rinde homenaje cada Jueves Santo la Cofradía, en la persona de su capataz, Jorge Esteve. En el balcón de su casa, el saetero cartagenero Paco Severo, entona dos saetas dedicadas a la madre y el hijo, que se convierten en lágrimas para el recuerdo. Le acompañó en el balcón, la reina de la Casa de Andalucía “Rafael Alberti”, entidad que este año se ha hecho cargo de que al Cristo Salinero y la Virgen del Silencio, no le faltaran sus asaetas. Tras casi dos horas de deambular por la oscuridad de las calles, rodeadas del respetuoso silencio de un público, que este año fue mucho más numeroso que en otras ocasiones, se recogía la procesión del Silencio, mientras una hora más tarde lo hacía la del Descendimiento de Jesús del Calvario. La primera de las procesiones, en esta ocasión contó con presencia del equipo de gobierno en la personal del concejal de cultura, Alejandro Blanco que asistió acompañado del Vicepresidente de la Diputación y una amplia representación de concejales del PP, como así sucedió en la del Descendimiento del Calvario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: