• Web Municipal

  • Web,pinchando aqui

  • + Info Pinchando Aqui

  • COMPRA/VENDE TU CASA AQUI…

  • Escuchame Aqui

  • Web, pinchando aqui

  • Zumaquero Abogados

  • Castillos Hinchables

  • + Info Aqui

  • Ver Facebook Aqui

  • Optica Mar

  • + info aqui

  • HORARIO BUS

  • + info aqui

  • Busca por categorías

  • diciembre 2020
    L M X J V S D
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  • Páginas

Un memorable concierto “consagra” el Auditorio Internacional

Un lleno absoluto para vivir una noche mágica llena voces, música y danza

Fernando Guardiola

Álbum, pinchando sobre la foto

VIDEO: Brindis de la Traviatta

Cuando hace unas semanas se inauguró el magnífico edificio que alberga la Sala Sinfónica, en el Auditorio de nuestra ciudad, pocos esperaban que el aforo de la misma se llenara de nuevo, y aún menos que transcurriera tan poco tiempo. Pero en la noche de ayer, la Orquesta Sinfónica de Torrevieja “Ars Ætheria” y el Coro “Maestro Casanovas”, dirigidos por José Francisco Sánchez y Sabina Martínez, pusieron el cartel de “No hay billetes”, para regalar al pueblo de Torrevieja casi dos horas de magia musical, coral y escénica, porque la escuela de danza municipal, de la mano de Nuria Girona aderezó con unas estampas de sincronía y baile algunos de los temas que se escucharon. El concierto se abrió a los sones de un rotundo tema “La gazza ladra” de Rossini, que ya dio a todos una idea de lo que iba a ser el desarrollo de la función. Ya con el coro en el proscenio, el “Coro de los Cautivos” hebreos de la ópera “Nabucco”, terminó de despejar el ambiente para emocionar y hacer cómplice al respetable de la noche que se abría a la Música con mayúsculas. Una soprano, Laura Martínez, se convirtió por cuatro minutos en una muñeca de cuerda, para cantar e interpretar “La Chancon d’Olympia” de los Cuentos de Hoffmann y la magnífica interpretación del “Coro de los sacerdotes”, de la “Flauta Mágica” de Mozart, dio paso a la “Barcarola”, con Conchita Pérez y Carmen Villalba, cautivando a todos. Sigue leyendo